Cada mascota es un ser vivo, necesita cariño, respeto y muchos cuidados.

Es necesario socializar con ellos.

Nunca adquiera una mascota por emoción, luego que comiencen las responsabilidades, es cuando se sabe la realidad.

Tenga en cuenta que cada momento de felicidad tiene un precio que hay que pagar.