Con un nuevo cachorro usted disfrutará, al igual que millones de personas, de ese cariño tan especial que sus mascotas le proporcionan.

El primer año de su mascota es el más importante, por lo tanto debe estar preparado para ofrecerle una buena estadía, con una alimentación adecuada, entrenamiento y visitas regulares a su médico veterinario.

 

PREPARASE PARA RECIBIR A SU     CACHORRO

 

Tener en casa un cachorro es siempre un gran evento. Después de las 8 semanas de vida, su cachorro deberá estar completamente destetado, comenzado su ciclo de vacunas y listo para comenzar a vivir con su nueva familia.

Usted debe prepararse antes de tener en casa al cachorro; esto ayudará a que su mascota se adapte más fácilmente a su nuevo entorno; deberá esperarlo con alimento, juguetes, collar, correa y cama.

 

a) plato: Los platos más adecuados para el alimento y el agua del cachorro, son aquellos fáciles de lavar y hechos de un material suficientemente resistente al uso que se le dará.

 

b) collar: El collar de su cachorro debe ser ajustable a medida que éste crece; los collares de ahorque (que estrangulan) no son justificables en ningún caso. Estos collares pueden quedar atascados en sillas, puertas u otros objetos y causar la muerte de su perro por estrangulación. Esto se puede remplazar con un buen entrenamiento.

 

c) cama: La cama del cachorro deberá ser fácil de limpiar y estar protegida de la humedad. Una manta puede servir para un perro adulto, pero los cachorros pueden masticar y destruir estas camas. Durante su primera noche en casa, el cachorro puede sentirse solo o asustado en su nuevo entorno. Música suave, una luz tenue o un reloj tic-tac pueden ayudar a consolarlo. Cuando usted decida donde quiere que su perro duerma, tome en consideración cuales áreas de la casa o el patio están autorizados y cuales restringidas para él.

 

d) Fuera de casa: Si ha decidido que su perro duerma fuera de casa, necesitará un lugar tranquilo para dormir y debe tener una casa que lo proteja del sol, la lluvia y el viento.

 

MANEJO ALIMENTARIO

 

La tendencia moderna está dirigida al uso de alimentos científicamente diseñados. Elija un alimento de buena calidad para cada etapa de desarrollo de su mascota: cachorro, adulto, mayor.

Son alimentos prohibidos: repollo, coliflor, papas, pan, grasas, aceites y frituras, huevos de aves o conejos, aliño, legumbres, chocolates y dulces en general. No alimente en exceso a su mascota ya que si engorda demasiado puede presentar problemas de columna y enfermedades hepáticas.

No lo someta a ejercicios violentos antes poco y poco después de las comidas.

Nunca debe faltarle abundante agua fresca.

Cualquier cambio de alimentación debe ser gradual ya que de lo contrario se podría producir diarrea. Su cachorro sufrirá un "stress de ambientación" lo que podría llevarle a presentar un cuadro de diarrea transitoria. La primera alimentación luego del destete debe ser un sustituto de la leche materna que puede usarse también como complemento de la alimentación a medida que crece su mascota.

 

ENTRENAMIENTO

 

El entrenamiento proporciona seguridad y confianza a usted y a su mascota.

Además, es una muy buena manera de comunicación entre ambos. El entrenamiento puede empezar cuando un cachorro tiene entre 8 y 10 semanas de edad, continuando su aprendizaje a medida que crece y se convierte en adulto.

Los cachorros se cansan fácilmente, por esto las sesiones de entrenamiento deben ser cortas: una o dos por día, de 15 a 30 minutos cada una. Recuerde que los perros poseen, por sobre todo, una memoria asociativa, por lo que debe ser paciente. La repetición es necesaria y debe ser muy generoso en sus alabanzas y elogios cuando su cocharro obedezca la orden. Sea consistente y seguro cuando lo entrene. El necesita saber quién es el jefe. Recuerde corregirlo cuando está en un error y alabarlo cuando está en lo correcto. Use su voz para hacerlo, nunca recurra al castigo físico. Diga "¡NO!" con voz autoritaria cuando lo corrija; luego que su cachorro responda a su corrección, alábelo inmediatamente.

  

EXÁMENES RUTINARIOS

 

Usted y su perro serán los mejores amigos, pero hay otra persona quien también será un buen amigo: su veterinario. Visítelo con su nueva mascota. Los cachorros deben ser vacunados a temprana edad. Su veterinario le entregará un calendario de vacunas. Realice chequeos regulares cada 6 meses.

 

Examen Físico: Durante el examen físico, su veterinario palpará el abdomen del cachorro, auscultará el tórax para escuchar el corazón y los sonidos respiratorios, revisará la condición del pelaje, mirará los oídos por si hay infección o parásitos, examinará los ojos para estar seguro que ellos están limpios y libres de infecciones, revisará la cavidad bucal para determinar si hay depósitos de tártaro o alteración en las encías. Su veterinario le preguntará cualquier problema reciente de salud o si su cachorro ha estado junto a otros perros enfermos. Para responder las preguntas que su veterinario le formula, usted necesita saber qué es lo normal. La siguiente guía le ayudará a distinguir la normalidad de una alteración.

   

a) Ojos: Los ojos de su cachorro deben estar brillantes y limpios. Cualquier descargo o secreción debe despertar su preocupación y seguir la evolución de este signo. También observe si hay hinchazón o protuberancias en los párpados.

 

b) Oídos: Los oídos de su perro deben estar limpios y libres de descargo y olor. Limpie rutinariamente los oídos usando algún producto específico. Los ácaros del oído, común en perros y gatos, son unos parásitos muy pequeños, que producen una secreción de color negro. Un tratamiento veterinario es necesario para eliminar estos parásitos. Algunas razas de pelo largo, tienen pelos en el conducto del oído, que necesitan ser recortados o retirados. Pregunte a su veterinario cómo debe hacerlo. Un descuido de cualquier inflamación o infección de los oídos puede llevar a cronicidad -enfermedad progresiva- la que puede presentarse con dolor, debiendo en aquellos casos que no remitan con tratamiento local o solucionarse con cirugía.

 

c) Nariz: La nariz de su cachorro debe estar limpia y húmeda sin descargas o heridas.

 

d) Hocico: Examine el hocico de su perro periódicamente. Las encías deben estar rosadas y saludables.

Los dientes de su perro tienen que ser examinados y limpiados por su veterinario cada seis meses, ya que, los depósitos de tártaro pueden llevar a una enfermedad en las encías, y a la perdida de dientes, o bien, a una enfermedad sistemática de la placa bacteriana junto a las encías.

 

e) Cuerpo y Pelaje: Toque el cuerpo del cachorro para determinar la existencia de tumores, protuberancias y garrapatas. Pase su mano a contrapelo para ver si hay pulgas, caspa o suciedad.

 

f) Ano: Examine el ano de su perro por si existiera una infección o parásitos intestinales. Ambas condiciones necesitan tratamiento veterinario.

 

VACUNACIONES

 

La salud de su cachorro no sólo es importante para usted. Esta preocupación se traduce en numerosas investigaciones de Médicos Veterinarios y laboratorios farmacéuticos a través del mundo. Fruto de estas Investigaciones, han sido desarrolladas medicinas y vacunas que proporcionan salud y protección de muchas enfermedades. Al momento de ser vacunado, su cachorro debe estar sano al examen clínico, libre de parásitos y bien alimentado. Una alimentación con ingredientes de alta calidad trabajará junto a la vacuna para construir anticuerpos y resistir las enfermedades.

 

Consulte a su veterinario por un adecuado programa de vacunas para su mascota. Es la única herramienta eficaz para la prevención de estas enfermedades.

Estas serán administradas durante las visitas a su Médico Veterinario. No tenga miedo en preguntarle cualquier inquietud relacionada con la salud de su perro. Su veterinario es la mejor fuente de información y debe convertirse en su mejor aliado para la buena salud de su familia y mascota.

 

 Las siguientes enfermedades pueden ser controladas a través de vacunaciones:

 a) Distemper: Esta enfermedad es causada por un virus que ataca todos los tejidos del cuerpo. Se pueden distinguir tres grandes grupos de síntomas: Respiratorios, digestivo y neurológicos. Los signos del Distemper son similares a un resfrío con fiebre. Algunas veces causa neumonía, secreciones oculares, nasales, diarrea, parálisis y/o convulsiones. El pronóstico va de reservado a desfavorable, sumado a lo oportuno del tratamiento, el cual es sólo sintomático.

b) Parainfluenza: Esta enfermedad puede ser causada por uno o varios microorganismos y puede diseminase rápidamente en un criadero de perros.

Usualmente la enfermedad causa problemas respiratorios y no constituye una amenaza para la vida.

c) Parvo-virus y Corona virus: Enfermedades virales, muy contagiosas, se caracterizan por producir vómitos y diarreas sanguinolentas y malolientes. La deshidratación severa e infecciones asociadas pueden provocar muerte. Requiere de atención clínica inmediata, ante la aparición de los primeros síntomas. A menor edad de los cachorros, aumenta la probabilidad de un desenlace fatal.

d) Rabia: Esta enfermedad es causada por un virus que está en la saliva de los animales infectados y es transmitido mediante su mordedura. El virus ataca al tejido nervioso, causando parálisis y muerte. La imposibilidad para tragar, lleva equivocadamente a pensar que el perro rechaza el agua, por esto la enfermedad fue comúnmente llamada hidrofobia. Todas las mascotas deben recibir la vacuna antirrábica, ya que este virus puede ser transmitido a las personas, tener contacto directo con un animal infectado. ¡La rabia es siempre fatal!

 

 Enfermedades Comunes

 

Consulte a su veterinario por un adecuado programa de vacunas para su mascota. Es la única herramienta eficaz para la prevención de estas enfermedades.

Las siguientes son alteraciones posibles de encontrar en perros, y usted las debe conocer para comunicárselas a su veterinario.

 a) Diarrea: puede ser causada por varios factores, incluyendo bacterias, virus, parásitos intestinales, substancias tóxicas, ciertos alimentos o trastornos psicológicos. Una disfunción orgánica, especialmente de hígado o páncreas también puede causar diarrea. La diarrea se puede tratar eliminando todo alimento por 24 horas y proporcionando solamente agua fresca, y tratando con algún medicamento en casos necesarios. Llame a su veterinario si la diarrea es sanguinolenta, si el volumen de diarrea es muy grande, si su perro está débil, deshidratado, tiene síntomas de otra enfermedad o si la diarrea continúa por más de 24 horas. Después que su perro se recupere, vuelva a su dieta regular ofreciendo pequeñas cantidades de alimento, alrededor de 3 a 6 veces al día.

 b) Constipación: Al igual que la diarrea, la constipación puede ser causada por muchos factores, incluyendo ingestión de substancias como pelo, huesos o material extraño, poco ingesta de agua y algunas enfermedades. Su veterinario puede necesitar tomar muestras de sangre, radiografías, ecografías u otras pruebas para encontrar la causa de la constipación. Además su veterinario le recomendará una dieta alta en fibra. Usted puede ayudar promoviendo a que su perro haga más ejercicio, y que no coma huesos u otras materias indigestibles.

 c) Vómito: Es posible que su perro vomite ocasionalmente. Sin embargo, llame a su veterinario si los vómitos ocurren más de cinco veces en pocas horas, el volumen del vómito es muy grande, el vómito contiene y sangre o está acompañado por diarrea o dolor abdominal.

 

Como Administrar un Medicamento

Si su perro está enfermo, su veterinario probablemente prescribirá un medicamento oral. Si tiene que ingerir tabletas, la forma más fácil es esconderla dentro de una pequeña cantidad de comida. Tome una pequeña cantidad de alimento y haga una bola, pongo en el interior la tableta o píldora. Si su perro come alimento seco, puede humedecerlo o comprar alimento enlatado para administrar la tableta (puede ofrecerlo como premio antes de las comidas regulares). Al dar este alimento en forma de bola, con algún medicamento en su interior, su perro lo aceptará de inmediato y usted estará seguro que recibió su medicación. Su veterinario le mostrará cómo dar la tableta directamente cuando sea necesario.

Si su cachorro debe recibir un medicamento líquido, ponga el gotario entre los dientes, incline hacia arriba el mentón y lentamente administre el medicamento.

 

 

CONTROL PARASITARIO

 

Los parásitos pueden ser peligrosos paro su familia y

su mascota, si no están bajo control. Los siguientes parásitos son comunes y usted debe conocerlos.

Parásitos externos.

 

a) Pulgas y Garrapatas: un buen tratamiento debe ser efectivo contra los parásitos sobre su mascota y los que están en el ambiente, y a su vez, inocuo para usted y su mascota. Recuerde que la pulga se alimenta de la sangre de su cachorro y que no está presente siempre sobre su perro; el desarrollo larvario también ocurre fuera de su perro. Las pulgas pueden sobrevivir muchos meses sin alimentarse y entonces desarrollar un apetito voraz, lo que se manifiesta a través de su picada. Por otro lado una garrapata hembra, puede colocar entre

2000 y 4000 huevos, los que pueden permanecer biológicamente activos hasta por tres años. Para obtener óptimos resultados controle los parásitos de su mascota y los parásitos del medio, para esto, use métodos de la siguiente lista, dependiendo de las condiciones climáticas y facilidades para usted y su mascota.

 

b) Shampoos: un buen shampoo antiparasitario es el primer paso para combatir las pulgas y o garrapatas. Su veterinario puede indicarle cual y cómo usarlo.

 

c) Polvos o spray: Use productos que contienen un nivel de compuestos muy activos contra parásitos, pero seguros, para su cachorro. Pregunte a su veterinario con qué frecuencia debe usarlos.

 

d) Baño sanitario: Pueden ser polvos para disolver o líquidos para diluir. En cualquier caso, es preciso bañar completamente a la mascota y dejar secar sin enjuagar. Impida que su mascota ingiera agua del baño, dándole a beber abundante agua fresca antes puede usar el preparado sobrante para esparcirlo por patio y terraza.

 

e) Antiparasitario: Son muy fáciles de aplicar y muy efectivos en el control de pulgas y garrapatas en perros, con el contenido de un envase depositado sobre la piel entre los hombros, es suficiente para tratar a mascotas de hasta 15 kilos de peso, dos envases, uno entre los hombros y otra en la base de la cola para aquellos perros sobre 15 kilos.

 

f) Tiña: La tiña es una infección por hongos (Micosis) que afecta a la piel de los cachorros más que a la de perros adultos. La infección es transmitida desde otro cachorro o desde los hongos del suelo. El síntoma clásico es la aparición de una costra o círculo con pérdida de pelo. La tiña puede ser transmitida a las personas, especialmente a los niños. Su veterinario examinará las áreas sin pelo las lesiones para asegurar el diagnóstico, e implementará una serie de baños como tratamiento.

 

PARÁSITOS INTERNOS.

 

Áscaris: El ciclo de vida de los parásitos intestinales tiende a fomentar la re infestación. Los cachorros pueden nacer con ellos o recibir las larvas a través de la leche de su madre. Los parásitos adultos producen huevos, los que son eliminados por medio de las deposiciones. Estos huevos (o larvas) pueden infectar a otro animal. Los huevos de tenias son ingeridos por pulgas que diseminan la enfermedad cuando un perro o gato accidentalmente come una pulga. Las hembras deben ser revisadas antes de cruzarse ya que deben ser tratadas para evitar que las larvas pasen a los fetos a través de la sangre. Su veterinario puede detectar parásitos intestinales por la presencia de huevos y administrar los medicamentos. Las fecas deben ser recogidas frecuentemente para prevenir la diseminación de huevos y larvas.

 

Cuidados: Los cuidados de higiene y belleza son importantes para la salud de su mascota quien apreciará el tiempo extra que usted le entrega. Su veterinario lo guiará en relación a la frecuencia de los baños de su perro. Siempre peine y cepille el pelaje para desenredar antes de mojarlo, ya que el agua aprieta los nudos de pelo. Los animales de pelo largo y abundante, requieren de un cepillado frecuente, con especial atención en las áreas alrededor de los oídos y la cola.

 

Alergias: Los síntomas incluyen picazón, pérdida de pelo, fricción y frotación de diversas partes del cuerpo. Su mascota se lamerá o se rascará con frecuencia las orejas, las extremidades las axilas o la ingle. Este trauma o repetición provocará a menudo infecciones crónicas. Para tener éxito con el tratamiento, debe seguir las instrucciones de su veterinario.

 

 

REPRODUCCIÓN CANINA

 

Si desea que su mascota tenga cachorros, ha tomado una gran decisión. La pubertad de los perros se presentará alrededor de los 6-8 meses de edad, dependiendo de la raza.

El ciclo de la hembra durará alrededor de 21-22 días y ella continuará ciclando cada 6 meses en promedio.

Si Usted opta por no cruzar jamás a su perra, ella puede ser esterilizada quirúrgicamente. El macho también puede ser esterilizado.

A menos que usted esté planificando un programa de cruzas para su mascota, aquí tiene algunas buenas razones para controlar la población canina.

Cada año miles de cachorritos son abandonados, animales saludables son eliminados violentamente o guardados hasta que alguien los adopte. Este problema se va acrecentando porque perros sin dueño se cruzan y sus camadas no encuentran un hogar. Recuerde, si usted decide cruzar a su mascota, debe responsabilizarse por encontrar un lugar apropiado para los cachorros.

 

Una opción para evitar los ciclos de la perra es usar anticonceptivos inyectables u orales siguiendo la indicación de su veterinario quien evaluará la mejor elección, según sea su caso particular.

 

Si su opción es cruzar a su perrita, haga una cita con su veterinario para un examen físico y revisar el programa de desparasitaciones y vacunaciones.

Su perrita debe estar también en un óptimo peso corporal para asegurar su salud y la salud de sus cachorros.

La gestación de las perras tiene una duración aproximada de 9 semanas. Durante este tiempo su perra necesita cambiar su alimentación, ella requiere aumentar las cantidades de calorías, calcio, fósforo, proteínas y vitaminas.

  

PRIMEROS AUXILIOS

 

Cuando su mascota presenta algún problema es importante que usted sepa reaccionar pronta y oportunamente, conocer los auxilios básicos es esencial para la recuperación de su mascota. Cuando usted conozca los procedimientos adecuados de primeros auxilios, podrá ayudar a su perro a recuperarse de las emergencias y además ayudará a su veterinario.

 

Respiración Artificial: Si su cachorro no respira por 5 o 6 minutos, se puede producir daño cerebral. Se debe actuar rápidamente. Primero ponga su perro acostado. Extienda su cabeza y exteriorice la lengua usando sus manos con un paño limpio para que no se le resbale. Extraiga cualquier material extraño de la garganta usando los dedos envueltos con trozos de gasa. Inicie la respiración artificial poniendo sus manos sobre el pecho del perro a la altura de los codos. Presione por 3 o 4 segundos y relaje por el mismo período de tiempo. Continúe este procedimiento hasta que su perro empiece a respirar. Cuando lo haga mantenga presionado el pecho, pero no aplique mucha presión. Reduzca gradualmente la compresión.

Levante a su perro de espalda, tomando los hombros y las caderas y póngalo en un lugar tranquilo y protegido. Llame a su veterinario inmediatamente.

 

Shock: Un shock puede llevar a la muerte. Esta condición produce una gran disminución de la irrigación sanguínea hacia el cerebro y otros órganos vitales. Cuando su perro se encuentre en estado de shock presentará el pulso reducido, las encías pálidas, debilidad, disminución de la frecuencia cardíaca y la respiración alterada. Primero revise la cavidad bucal de su perro (usted podría hacer respiración artificial), luego detenga cualquier pérdida de sangre presionando directamente o usando un torniquete. Mantenga la cabeza más baja que el corazón, ubique su perro en un lugar tranquilo y protegido. Llame a su veterinario inmediatamente después de estabilizado el perro.

 

Hemorragias: Las hemorragias pueden ser controladas de tres formas

 a) Por compresión: Mantenga presionada el área usando un trozo de género limpio o gasa. Sosténgalo durante cuatro a cinco minutos y disminuya lentamente la presión. Si la hemorragia continúa, pruebe con compresión y vendaje. Cambie el vendaje durante la primera hora para asegurarse que la hemorragia se detuvo y también comprobar que el vendaje no esté apretado.

 

b) Torniquete: Se usa cuando la lesión está acompañada de salida de sangre o cuando la compresión, o vendaje no ayudan a detener la hemorragia. El torniquete debe estar entre la lesión y el corazón, apriete lo suficiente como para controlar la hemorragia y libere el torniquete levemente cada 15 minutos hasta constatar su detención. Luego lleve a su mascota inmediatamente a su veterinario.

 

c) Vendajes: Recuerde que el vendaje de su mascota debe estar firme pero no apretado. Un vendaje apretado puede aumentar el flujo sanguíneo. Primero limpie el área con un antiséptico y agua tibia. Seque y luego aplique una venda o cinta no adhesiva. Cúbralo con gasa y fije el vendaje con tela adhesiva en el lugar.

 

Transporte de un Animal Lesionado: Siempre se debe mover un animal lesionado acostado sobre uno de sus lados y ojalá sobre una camilla. Usted puede hacerlo poniendo dos palos o barras unidas por medio de las mangas de una chaqueta o camisa, o usando una frazada o manta. Recuerde, cuando transporte a un animal lesionado, revíselo para determinar si está en shock o sangrando. Este atento a su hocico ya que la mayoría de las mascotas pueden morder si están doloridas.

 

Congelamiento: A bajas temperaturas, una mascota puede iniciar proceso de congelación en orejas, patas y cola. La piel congelada es pálida y lustrosa al principio y luego se torna blanco escarchado. Entibie la piel aplicando calor, alrededor de 24° C. Con toallas húmedas a la temperatura mencionada. Después que la piel se entibie seque cuidadosamente y vende la zona afectada sin apretar demasiado.

 

Golpe de calor: Los síntomas del golpe de calor incluyen jadeo, espuma en el hocico, agitación extrema, depresión y coma. Si su perro tiene una temperatura de 41° C. Puede presentar daño cerebral irreversible.

Una hipertermia de su perro debe ser controlada con agua fría y/o hielo envuelto en un paño. Llame a su veterinario inmediatamente.

 

Quemaduras: Si su mascota se ha quemado no ponga ningún tipo de substancias ni medicamentos en la lesión. Sólo aplique agua fría o hielo envuelto en paños, mientras se dirige lo más pronto posible a su veterinario.

 

Heridas: Todas las heridas ya sean grandes o pequeñas, deben ser limpiadas con agua y jabón o con algún antiséptico. Si la herida es hemorrágica, aplique los primeros auxilios para hemorragias. En cortes superficiales, después de limpiar, vende si es posible, con una cinta no adhesiva, gasa estéril o gasa de vendaje. Un corte de más de 5 centímetros de longitud o más de un centímetro de ancho requiere puntos.

  

Su mascota se ha cortado haga lo siguiente: Enfrente los bordes aplique compresión y vendaje. Cambie el vendaje durante la primera hora para ser una evaluación y llame a su veterinario. Para una herida perforada o punzante, usted debe hacer una limpieza y desinfección profunda para evitar la formación de abscesos. Heridas de bala o perdigones necesitan ser limpiadas y desinfectadas para evitar la contaminación, pero si su mascota está postrada, trátela como una mascota en shock y llévela a la clínica más cercana para un tratamiento inmediato.

 

Intoxicaciones: Si su mascota a ingerido accidentalmente una substancia tóxica, como agroquímicos, veneno para ratones, anticongelantes para autos o algún medicamento de humano, llame a su veterinario o a un centro de información toxicológico para ayudarlo inmediatamente, NO induzca vómito hasta saber fehacientemente si la substancia que ha ingerido no es cáustica. Algunas substancias tóxicas pueden ser más dañinas cuando son vomitadas. Si se debe inducir al vómito, dele a beber agua oxigenada.

 

Lesiones en los Ojos: Todas las lesiones oculares necesitan una pronta atención veterinaria. No aplique ningún medicamento en los ojos de su mascota y no permita que se frote. Llévelo inmediatamente a su veterinario.

 

Anzuelos: Nunca remueva un anzuelo que se encuentre cerca de la zona de los ojos; su veterinario debe hacerlo. Para otras áreas pase el anzuelo a través de la piel y córtelo en la púa con una herramienta adecuada, y luego retírelo. Trate la lesión como una herida punzante y llame a su veterinario.