MAX ISAFRAN DE LA MONTAGNE, DISFRUTANDO DE SU PEQUEÑA MANSIÓN